comercio-justo-post-3

Deja huella y aumenta la desigualdad

Deja volar tu imaginación y vive la primavera en primera persona con las últimas tendencias. La moda más radiante te espera en tus tiendas favoritas para que contribuyas a empobrecer a cientos de miles de personas.

Si este mensaje no va contigo, compra en tiendas de Comercio Justo y cambia la vida de miles de personas.

El 24 de abril se cumplió el cuarto aniversario de la tragedia del Rana Plaza, el derrumbe de una fábrica textil en Dhaka (Bangladesh), que mato a 1.129 personas por no reunir condiciones de trabajo seguras.

Ese día todos nos preguntamos: ¿quién fabrica nuestra ropa? Sólo esta pregunta ya provoca cambios. Y si nos preocupa saber más sobre quién confecciona la ropa que compramos, esa preocupación se traslada a toda la cadena de suministro.

El Comercio Justo se establece sobre unas bases de igualdad y transparencia en las relaciones de trabajo que permiten mejorar las condiciones de vida de los productores y productoras de los países de sur. También nos permite adquirir prendas de calidad que han sido fabricadas en condiciones dignas.

Este año el Día Mundial de Comercio Justo nos propone a quienes consumimos que seamos agentes del cambio y que expresemos nuestra rebeldía ante las malas condiciones de trabajo.